Ser libre y decidir por mi mismo

Debe ser un placer vivir en la ignorancia más absoluta sin tener información de lo que nos rodea ni tener que decidir entre varias opciones, porque, entre otras muchas cosas, el pequeño mundo del que formamos parte nos proporciona todo lo que necesitamos para ser felices.

Las sensaciones contradictorias que tenemos los seres humanos, aunque decir eso de humano quizás sea mucho para algunos que se comportan más como bestias que como seres racionales, están llenos de dudas, dudas que se aparecen y se desvanecen, no porque no tengamos las ideas, objetivos y metas bien claros, sino porque no creemos del todo en los hombres y mujeres que deben llevar hacia adelante nuestros anhelos.

Somos diferentes y solo nos unen ciertos intereses, llámense como se quiera, para defender aquello que creemos nos hará mejores o nos mejorará socialmente, casi siempre lo segundo, pero algunos nos moriremos siendo unos idealistas, luchando siempre que tengamos ocasión del lado de lo justo, aunque este concepto de justicia y justo, y no me refiero a las acepciones jurídicas, puede que no sean iguales en todos los bandos. No lo sé, en este aspecto estoy hecho un lio.

desierto-800

La última lucha de los últimos cuarenta años, del postfranquismo, es por la independencia de Cataluña, su derecho a decidir y el derecho a la autodeterminación de los pueblos, aunque nos encontramos con detractores y enemigos por todas las partes, incluso dentro del bando del independentismo, pues no sé muy bien si en realidad esas personas quieren un mundo mejor o un mini mundo feliz para ellos y que los demás se fastidien, porque no conocen lo que significa el internacionalismo y tampoco les interesa, pues en su pensamiento está la supremacía, el creerse mejores que los demás, llenos de odio y prejuicios, habiéndose quedado anclados en el pasado, sin querer aceptar que la historia avanza y evoluciona y que los objetivos de la gente, de los ciudadanos no están en los sentimientos sino en la razón de los acontecimientos y lo que significa cambiar para cambiarlo todo, pero estos conceptos son duros de digerir.

Nadie se levanta una mañana y dice: “yo soy independentista y lucharé por la independencia de este país hasta la muerte”, entre otras cosas porque no es verdad y porque tampoco, como es mi caso, el sentimiento de patria, palabra de otros tiempos y malos recuerdos vuelven a emplearla líderes políticos para reafirmar, digan lo que digan, la unidad de España, pero no cualquier unidad sino la “España una” esculpida en piedra y el águila imperial bicéfala del escudo de Carlos I, porque el concepto o la idea de España como imperio sigue anidando en el pueblo español sin importar que seas de derechas, de centro o de izquierdas y es que esa fina línea que divide las opciones políticas se hace invisible.

Al final, cuando día tras día meditas, confrontas ideas, te haces un mapa mental de lo que sucede y porque sucede y te das cuenta que ha sido provocado sin tener ninguna razón para ello por los mismos que hoy abogan por la unidad de la patria y no como dicen algunos porque te han abducido, engañado y vendido un paraíso imposible de alcanzar, pero todo esto convence a unos, da argumentos a otros y produce mil dudas en los que viendo el futuro cercano se preguntan si se está ciego, porque no están confundidos, eso lo aseguro, pues un pueblo no puede movilizarse al unísono sin que nadie le indique el camino, porque son ellos solos los que se organizan, definen sus estrategias y fijan su rumbo hacia el objetivo, que durante años han ido confeccionando cuidadosamente, sin violencia, uniendo y no dividiendo, porque lo importante no es el origen, lo importante es el destino.

manifestacion-independentista_ecdima20171116_0009_21

También yo tengo dudas y a veces me deprimo y pienso que puede que sea un peón utilizado para los fines de algunos, pero creo que es mejor vivir en una sociedad donde mi voz cuente que en una sociedad donde la ley lo cubre todo, porque la ley es la ley, como si fuera un dogma de fe y la constitución las tablas de la ley.

Las opciones y el destino se escogen y no pueden ser impuestas por nadie, porque la verdadera libertad está en mi derecho a decidir a pesar de quien sea, porque no necesito contentar a nadie, necesito y lucho por la igualdad, la libertad, los derechos de todos para que ninguna persona ni pueblo sea oprimido, pues en la independencia personal podré levantar la bandera de la solidaridad y el internacionalismo de los pueblos.

Tácito dijo: “Cuánto más corrupto es el estado, más leyes tiene.” Esta máxima es la que gobierna actualmente en el Reino de España con interpretaciones que solo favorecen a los poderoso, que al fin y al cabo son los amos de los políticos y esa es la razón por la que la República Catalana nos ilusiona a muchos, porque no tenemos duda de que una constitución elaborada desde abajo, desde el pueblo, será más social, más democrática, más justa y muy probablemente el espejo donde se miraran las naciones del futuro, porque esta forma de estados pequeños, no beligerantes, no imperialistas, no expansionistas permitirán a los ciudadanos vivir mejor, repartir las riquezas y ser solidarios con los vecinos.

About Fel Deu

Nací en la segunda mitad del siglo XX en Tudela de Duero (Valladolid). En los años sesenta y setenta milité en el P.T.E. y fui el representante de la Junta Democrática de España de la comarca del Duero. Me gusta tocar el saxo y el clarinete, la filosofía, escribir, la política, la informática y la literatura. Me considero anti sistema y marxista y lucho, cada día, por un mundo más justo y mejor.